Tradicionalmente, las Sociedades Civiles se han empleado en pequeños negocios, que requerían escasas inversiones y en los que se buscaba una gestión sencilla.

Sin embargo,  tras la Reforma Fiscal, las obligaciones de las Sociedades Civiles en lo que se refiere a materia contable y fiscal se incrementan considerablemente. A continuación exponemos un cuadro comparativo donde se ven las principales diferencias:

Antes de la Reforma Fiscal Tras la Reforma Fiscal
Tributación por IRPF a través del Régimen de Atribución de Rentas Tributación por Impuesto de Sociedades. Tipo de gravamen 25% [1]
No obligatoriedad de llevar contabilidad Obligación residual de llevar contabilidad
Obligación de llevar los siguientes libros:·         Libro registro de ventas e ingresos·         Libro registro de compras y gastos·         Libro registro de bienes de inversión

·         Libro registro de provisiones de fondos y anticipos

Obligaciones de llevar los siguientes libros, adicionalmente:·         Libro Diario·         Libro Registros de IVA 

 

[1] Se habilita un régimen especial de disolución y liquidación, con beneficios fiscales, para aquellas Sociedad Civiles que a consecuencia de la reforma pasen a ser sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades y no deseen hacerlo. El acuerdo de disolución con liquidación debe adoptarse en el primer semestre de 2016 y la Sociedad se extinguirá en el plazo de 6 meses desde que se adopte el acuerdo.

Por tanto, tras la Reforma Fiscal  y con efectos desde el 1 de enero de 2016, las Sociedades Civiles van a tener unas obligaciones tributarias similares a otras sociedades mercantiles (como por ejemplo las Sociedades Limitadas), con las siguientes desventajas:

  • Los Socios de las Sociedades Civiles no pueden facturar a la Sociedad, por lo que los resultados de la misma, se deberán repartir vía dividendos, en proporción a su porcentaje de participación en la Sociedad.
  • La responsabilidad de los Socios en las Sociedades Civiles es personal e ilimitada ante deudas con terceros. Esta responsabilidad de los Socios es mancomunada, es decir, responden todos por igual.
  • Suelen estar excluidas de ayudas y subvenciones

 Esta nueva situación hace dudar de la continuidad de las Sociedades Civiles. Habrá que esperar a ver qué pasa a partir del 01 de enero de 2016.

 Si quieres más información o necesitas que te preparemos algún tipo de estudio sobre la estructura jurídica más óptima para su negocio, no dude en consultarnos pinchando aquí.